domingo, 29 de enero de 2017

ESCULTURA GÓTICA EN ESPAÑA: BURGOS

Puerta del Sarmental de la catedral de Burgos






Se trata de una portada gótica decorada con esculturas en altorrelieve o de bulto redondo pero adosadas, con un interesante programa iconográfico que se describe más adelante. Está realizada en piedra y los diferentes grupos escultóricos se adaptan a un marco arquitectónico dado de antemano: es la portada abocinada de una catedral gótica.

Situada en el crucero sur de la Catedral de Burgos, constituye uno de los cuatro accesos de entrada al templo desde el exterior. Las tres restantes portadas son la principal (o de Santa María), la de la Coronería (situada en el crucero norte) y la de la Pellejería (abierta en el muro este del brazo norte del crucero). La Portada del Sarmental constituye un ejemplo muy notable de la estatuaria gótica. Burgos es una de las catedrales de la Península Ibérica donde el influjo francés es innegable. Aquí se reduce el número de naves; de las tres usuales se pasa a única nave, lo que no resta belleza a la fachada del brazo sur del transepto de la catedral burgalesa.

La escultura de esta portada se concentra en el tímpano, arquivoltas, mainel y jambas (esta última zona de factura más tardía). Responde a pautas estilísticas foráneas y son perceptibles diferencias entre unas zonas y otras que han llevado a considerar la presencia de tres maestros distintos en ella. Uno habría realizado el tímpano con la Maiestas y el Tetramorfos; un segundo un dintel, y otro más, las esculturas de las arquivoltas. Las conexiones con el arte francés inmediatamente anterior son indudables, hasta el punto que se ha llegado a hablar directamente del Maestro del Beau-Dieu de Amiens. No es así, pero el escultor de la Maiestas conoce muy bien las realizaciones de esta catedral francesa, lo mismo que el artífice del dintel está familiarizado con las portadas del transepto norte de la catedral de Reims.
En concreto, esta imagen recoge la denominada Portada de El Sarmental, perteneciente a la fachada meridional de la Catedral de Burgos y se encuadra cronológicamente entre 1230 y 1240.


El programa iconográfico de su única portada —en correspondencia con una sola nave transversal— está dedicado a la Maiestas Domini ; trasmite un mensaje apocalíptico que puede parangonarse con el modelo que deriva de la Puerta Real de Chartres. En el centro del tímpano aparece Cristo en Majestad en actitud de bendecir con la mano derecha, mientras con la izquierda sujeta el libro de los Evangelios, que apoya en la rodilla. A su izquierda y derecha, escoltándole, y superpuestos de dos en dos, aparecen los cuatro evangelistas y sus símbolos o Tetramorfos. Dos de ellos, San Marcos al lado del león, y San Lucas al lado del toro, van sentados en amplias banquetas, se inclinan sobre sendos pupitres y escriben al dictado del Redentor el Nuevo Testamento; los otros dos van colocados en un nivel superior, encima de su símbolo -el águila- San Juan, y encima del ángel –que porta un libro- San Mateo; los dos también sentados y escribiendo sobre atriles; este iconograma se repetirá después en la fachada meridional (o de la Revelación) de la catedral de León y está de acuerdo con una tradición que se puede rastrear en el arte bizantino y en el carolingio. El tamaño de los evangelistas es inferior al de Jesús, de acuerdo con el precepto de la perspectiva jerárquica y parecen escribanos afanados con sus plumas entre los dedos y los cuernos de la tinta donde mojar a su derecha.

Por debajo del tímpano se sitúa el apostolado que va cubierto por un doselete corrido, formado por arquillos trilobulados.

El tímpano va delimitado dentro del muro por tres arquivoltas. La primera decorada por una hilera de ángeles y serafines que, portando cirios, adoran al Creador, mientras en las dos restantes encontramos a los 24 ancianos del Apocalipsis (sólo veintitrés y un serafín) tañendo instrumentos, reyes bíblicos y santos. Todas estas esculturas se asientan sobre peanas que al mismo tiempo ejercen la función de pequeños doseles de las inmediatamente inferiores.

Las jambas de la portada se componen de un zócalo y dos galerías superpuestas de arcos ciegos. La inferior, sin decoración escultórica, lleva dobles columnas adosadas, mientras que en la superior son simples y la decoran esculturas de Moisés, Aarón, San Pedro, San Pablo y otros dos personajes no identificados.

En el parteluz, aparece la figura de un obispo con mitra estrellada en la que popularmente se ha visto la representación del obispo don Mauricio, bajo cuyo pontificado se inició la construcción de la Catedral, de acuerdo con la costumbre francesa de incorporar a los personajes relacionados con la construcción en los proyectos iconográficos de sus edificios. Otros especialistas se inclinan por un obispo santo, cuya reliquia se conservaría en la catedral. La imagen original se halla ahora en el claustro, sustituida en su emplazamiento primitivo por una copia.Sobre el doselete que la cobija aparece el Cordero Místico, elemento iconográfico extraído del Apocalipsis y, por tanto, muy en consonancia con los veinticuatro ancianos y la exaltación del Verbo o Palabra de Dios.


El eje de simetría divide el conjunto y subraya la importancia de dos figuras: el Cristo del tímpano y el obispo del parteluz.

Alrededor de Cristo, que preside el tímpano, se distribuyen el resto de los personajes, obligados a adaptarse al marco arquitectónico. Así, de la misma manera que el arco apuntado apuntado del tímpano exige que los escribanos curven sus cuerpos, las arquivoltas obligan a las figuras superpuestas a seguir la curva de los arcos, de acuerdo con la costumbre gótica y en contra de la románica que preferentemente obligaba a seguir la orientación de las diferentes dovelas de las arcadas.

Las figuras, aunque todavía muestran la frontalidad y rigidez románicas, ya presentan una humanización gótica al relacionarse entre sí y desarrollar actividades concretas. Los rostros denotan rasgos diferenciados y los ropajes, que acentúan las líneas curvas a partir de los pliegues, favorecen la corporeidad.

Los evangelistas-escribanos y los apóstoles reciben un tratamiento más naturalista. Estos últimos, cuyo frontalismo contrasta con el movimiento de sus cabezas, están sentados y sostienen libros conversan con sus compañeros, otros, con la mirada distraída, parecen meditar.

La mayor parte de las esculturas son prácticamente exentas y se integran en la arquitectura mediante elementos arquitectónicos como las peanas -que ejercen de doseles de los sujetos inmediatamente inferiores-. Entre el tímpano y el dintel destaca un doselete corrido que sirve de base a la escena central y de remate al friso de los apóstoles; su decoración de castilletes remite a la muralla de Dios o a la Jeruselén celestial. Dinámicas olas marinas ejercen de separadoras de los escribanos que coronan el tímpano y contrastan con la inmovilidad de las figuras.

Estas figuras que caminan hacia el naturalismo y se alejan de la abstracción románica, se ciñen, sin embargo al esquema compositivo tradicional románico, en el que, por ejemplo, la figura de Cristo reviste un tamaño superior. Ello se explica porque el proceso de humanización gótico no pretende el análisis psicológico de los personajes o la recreación de un canon de belleza; la caracterización de cada sujeto -movimiento, actividad y, sobre todo, gesticulación-, su humanización, viene definida por el lugar que ocupa dentro de la jerarquía establecida, es decir, dentro de la escenografía prefijada.

El programa iconográfico burgalés irradia el nuevo concepto de espiritualidad procedente de las fachadas de las catedrales francesas: el mundo celestial se aproxima al terrenal para hacerse más accesible al feligrés. La figura de Cristo se ve renovada, a pesar de toda su carga románica y de una cierta idealización, y se convierte en un Cristo joven y conciliador, sosegado, que expresa misericordia. Aunque sigue bendiciendo con una mano y sostiene el libro en la otra, resulta más comunicativo y accesible. Los signos de humanización en su actitud lo acercan a la idea del hombre-Dios y lo alejan del Dios-hombre románico.

Iconografía románica y humanización gótica

La Portada de El Sarmental es considerada gótica, aunque todavía revela trazas de su reciente pasado románico. Por su iconografía arcaizante -como la figura hierática de Cristo- se la ha vinculado con el Pórtico Real de Chartres. Sin embargo, el naturalismo con que están representados los otros personajes (especialmente apóstoles y escribanos), es propio de la escultura gótica, y demuestra que los artífices conocían bien las portadas góticas de Amiens y Reims. Ambos referentes se caracterizan por la proporcionalidad de los cuerpos -que responde a la voluntad de naturalismo-, un mayor sentimiento narrativo, un interés más definido por la estética, y una mayor expresión individual; siempre dentro del marco de disposición convencional de las figuras.

El bagaje artístico autóctono también se hizo sentir, aunque tímidamente. Así, ninguna catedral francesa había planteado la aparición simultánea de los escribanos-evangelistas -que recogen "la palabra" de Cristo- y del tetramorfos; esta coincidencia, extraída de las miniaturas, sería frecuente en tierras hispanas. Por otro lado, la caracterización de los apóstoles también es diferente de la que solían presentar las catedrales francesas; hábilmente hispanizadas, los apóstoles de Burgos ostentan facciones populares, peinados descuidados y atuendos de lana gruesa (frente al lujo de las vestimentas de Reims).


CONCLUSIONES

En definitiva, los modelos franceses penetraron en la Península Ibérica de mediados del siglo XIII gracias a las intensas relaciones políticas y culturales que la monarquía hispana estableció con la francesa. En el marco de los proyectos catedralicios de Burgos y León nacieron dos talleres que respondían a las directrices de los maestros franceses que llegaban del país vecino. Un estilo nuevo arraigó con fuerza en territorio hispano; no fue producto de una evolución sino que surgió de la interacción entre las aportaciones francesas y las pervicencias locales. La puerta de El Sarmental, fruto del trabajo de escultores franceses, es el testimonio más antiguo de la escultura gótica en la Península.



Puerta de la Coronería de la catedral de Burgos



LA PUERTA DE CORONERÍA o Puerta de Cordelería o Alta o de los Apóstoles, está fechada en 1250 y su autor el maestre Enrique. En el tímpano se representa la escena del Juicio Final, con Cristo en trono rodeado de La Virgen y San Juan Bautista.


En su parte inferior se encuentra una representación de San Miguel pesando las almas y separando a ambos lados los salvados y los condenados al infierno.
Tres arquivoltas rodean al tímpano representando ángeles y escenas del Juicio Final. Unas amplias jambas tienen esculpidas imágenes de los doce apóstoles.
Esta puerta estuvo abierta hasta el año 1786 y por ella entraban los habitantes, los peregrinos del Camino de Santiago que venían por el camino Francés y gentes del barrio de Coronería y barrios altos de la ciudad cruzando a través de ella y bajando por la escalera dorada.

ESCULTURA GÓTICA: LA VISITACIÓN. PÓRTICO DE REIMS







El grupo de la Anunciación y la Visitación se localiza en la Portada Occidental de la Cateral de Reims, y es obra de varios maestros, algunos de los cuales habían trabajado ya en Amiens, aunque parece claro que cada uno de los dos temas están resueltos por diferentes talleres cuyo estilo presenta diferencias fáciles de distinguir.

Concretamente el grupo de la Visitación (María y Santa Isabel, madre de San Juan Bautista) denota un tono clasicista o "Antiquitizante", sobre todo por el trabajo realizado en los paños y los rostros. Tanto es así que se le vincula a modelos clásicos procedentes de un taller romano del s. I d.c : las dos figuras aparecen togadas y con pliegues minuciosos; a su vez los rostros están igualmente trabajados con un esmero naturalista que recuerda ejemplos clásicos. Otra de las grandes novedades es la perfecta interrelación psicológica conseguida entre las figuras, mirándose entre sí dialogantes, y también la liberación del marco arquitectónico, que consiguen precisamente con esas actitudes.

La mayor ampulosidad de los paños, el marcado contraposto de las figuras y el tono en general preciosista, completan el creciente naturalismo del grupo y su nuevo sentido del movimiento.

El autor de la pareja que forman la Virgen y el Angel de la Anunciación, denota en cambio una procedencia distinta de la del grupo anterior. En este caso, la tendencia clasicista se ve sustituida por una opción más lírica, más sensible, que algunos denominan "opción amable" y que en ocasiones se acerca peligrosamente a la frontera de lo afectado o de lo cursi. La expresión insiste tanto en subrayar ese tono delicado y sensible que hemos apuntado, que exagera su gesto amable hasta adquirir un mohín o sonrisilla arquetípica, estereotipada, que dibuja una expresión ingenua, que aún no acaba de culminar un proceso expresivo. El contraposto en este caso es más sutil, lo mismo que su canon alargado y fino, de una exquisitez cortesana muy del gusto de la época

La repentina variación formal entre ambos grupos se debe a la paralización de los trabajos después de la revuelta urbana que sufre la ciudad en 1233 y que supone una reanudación postrera de los trabajos, con artistas distintos y otras tendencias.

La obra en su conjunto resulta de una importancia extraordinaria en la evolución plástica de la escultura medieval, porque es precisamente este grupo el que representa una ruptura definitiva con la concepción de la escultura como un complemento de la arquitectura, adquiriendo ahora una libertad, un dinamismo y una valoración en sí misma, nuevas.

ESCULTURA GÓTICA-APUNTES



LA ESCULTURA GÓTICA Y SUS CARACTERÍSTICAS GENERALES.

Aunque el gótico sucede al románico, el hecho es que se produce un cambio en la concepción de las formas, no sólo arquitectónicas, sino escultóricas y en todos los órdenes. El hieratismo geométrico de la figura escultórica románica que induce una percepción atemporal y simbólica deja paso a un progresivo naturalismo. Mediante el concepto naturalista de la escultura gótica se pretende representar el mundo visible tal y como es. Se representa la naturaleza y, por tanto, va desapareciendo el anhelo simbólico, que sólo por la arquitectura permanece en el arte gótico. Se produce una humanización en los gestos y actitudes de los personajes. La atemporalidad y universalidad del personaje románico se reduce en el gótico a la coyuntura temporal de un momento concreto del tiempo y del espacio. De ahí que el la escultura del gótico el personaje esculpido refleja las emociones y las vicisitudes de cualquier mortal.
Este fenómeno de humanizacón y localización en el tiempo y espacio se percibe, aunque con signos opuestos, en las dos figuras más representadas de la escultura gótica. En el caso de la Virgen con el Niño, María adopta la forma de madre alegre y cariñosa que atiende a su hijo con amor maternal. Es fácil encontrar leves e incluso abiertas sonrisas en su rostro. Por el contrario, Cristo aparece doliente como un hombre normal enfrentado a su muerte. Los personajes de la escultura gótica, en ese creciente humanismo, abandonan las posturas verticales, simétricas y hieráticas para adoptar posturas cada vez más amaneradas y con gran sentido del movimiento.
Como otros estilos artísticos, el gótico sufre una evolución desde el clasicismo del siglo XIII, donde se busca la serena belleza del naturalismo idealizado, hasta un amaneramiento o manierismo que se advierte en la estilización y alargamiento de las figuras, en sus posturas en curva. Esto se deja entrever ya en el siglo XIV. Por último, en la fase final donde convive con las primeras manifestaciones de Renacimiento predominan las esculturas de reyes, burgueses, y aristócratas.

Escultura gótica del periodo clásico (siglo XIII)

La escultura gótica alcanza su mayor auge en los siglos XIII y XIV, donde sigue predominando la escultura monumental heredada del mundo románico, especialmente en las fachadas principales y en particular en las jambas, arquivoltas y enjutas de las portadas de iglesias y catedrales.


Disposición escultórica en la Fachada:
En el tímpano de las portadas aparece en tema central. Heredero del mundo románico es muy frecuente el Pantocátor (Maiestas Domini o Cristo en Majestad) y Tetramorfos.También se esculpe a Cristo como Juez enseñando las llagas // Muerte de la Virgen.
Como en el románico, la escena principal suele completarse en las arquivoltas con los veinticuatro Ancianos del Apocalipsis y el Grupo Apostólico. El habitual parteluz de las puertas góticas suele ser ocupado por una "figura amable" que da la bienvenida al feligrés, como Cristo Maestro o La Virgen en Majestad. Se simboliza la entrada al paraíso y por ello es una entrada amable. Como en el románico, estas fachadas pueden incorporar elementos profanos pero ocupando lugares secundarios.


Otra manifestación escultórica importante es el de los sepulcros esculpidos que pueden ser de dos tipos:
· Adosados: de arcosolio.
· Exentos: la cama funeraria está separada del muro. Se decoran los lados de la cama funeraria, y ésta apoya en figuras animales. Sobre la cama funeraria ser suele representar al fallecido en posición yaciente y orante. Se realizan por encargo de burgueses, reyes y nobles. Se suelen encontrar en las capillas.


También se decoran las sillerías de coro (madera de nogal, relieves). También los púlpitos (de planta poligonal) y los retablos.


La Iconografía gótica 


Preferentemente, se representan temas religiosos. Destacan los siguientes:
· Temas de la vida de Cristo.
Se prefieren escenas de la Pasión, especialmente Cristo crucificado. Se le representa con la corona de espinas, el paño de pureza (con pliegues), un único clavo en ambos pies que ya están juntos, abundantes heridas (destaca la del costado) Se destaca el peso del cuerpo de Cristo que va desnudo. Nos da imagen de dolor. Se suele disponer en el tímpano y en el parteluz.
. Temas marianos o escenas de la Virgen. Aunque en el románico tardío, la Virgen María comienza a ser muy representada, es en el gótico donde adquiere pleno protagonismo. La Virgen se esculpe sobre todo con el Niño. Se la representa como madre, bella, idealizada. Muestra una gran humanización.


· Hagiografías o escenas de la vida de Santos. Tomadas casi todas del famoso libro "La leyenda Dorada" del dominico Vorágine. Casi todas son de martirios.


· También hay temas vegetales.
· Animales fantásticos. La novedad de la escultura gótica es la aparición de monstruos en las gárgolas.
 



Algunas célebres muestras de la escultura Gótica en Francia. 


Decoración del Pórtico Real de Chartres. 


Aunque todavía muestra un cierto hieratismo románico, se vislumbra ya una humanización e individualización de los personajes: rey, representación femenina, anciano...Otros elementos destacados de Chartres son los elementos profanos: signos del zodiaco, labores relacionadas a los meses, etc.


Puerta Dorada de la Catedral de Amiens. 


La fachada principal de la Catedral de Amiens es de extraordinaria belleza gracias a sus tres grandes portadas de arquivoltas abocinadas. La puerta Dorada es, sin duda, una de las más típicas portadas góticas francesas. En el parteluz aparece la estilizada y naturalista estatua de la Virgen con el Niño. Ambos se miran directamente el uno al otro.


Catedral de Reims


En este templo trabajó el que se ha denominado "Maestro de la Sonrisa" pues esculpió a sus personajes con una marcada tendencia a lo amable, a la bondad. Dentro de la Catedral de Reims cabe resaltar la Anunciación, la Visitación y el nombramiento del rey. Los dos primeros temas son del mismo autor. Estas obras son más naturalistas que la tercera, con un tratamiento de los pliegues importante.

ESCULTURA GÓTICA: ESQUEMAS





jueves, 26 de enero de 2017

GÓTICO INGLÉS: ESTILO DECORADO Y PERPENDICULAR: GLOUCESTER, KINGS COLLEGE, WESTMINSTER ABBEY. PRIMER GÓTICO: LINCOLN, WELLS, SALISBURY. OXFORD UNIVERSITY

Gótico inglés, estilos Decorado y Perpendicular: Claustro de Gloucester,King`s College de Cambridge y Abadía de Westminster



Claustro de Gloucester



King's College


Interior de Westminster

Gloucester- En 1327, la entonces abadía de Gloucester, acogió el cuerpo del rey asesinado Eduardo II. El nuevo rey Eduardo III, hijo del fallecido, inicio nuevas construcciones en la abadía, entre las que destaca este fabuloso claustro, donde destacan las bóvedas de abanico muy abiertas que dejan entre ellas rombos que a su vez se cubren con una superficial trama de líneas, habituales en el denominado perpendicular style.

King's College- La obra maestra y una de las máximas del gótico inglés es la King's College Chapel. La primera campaña transcurre entre 1443 y 1461. Las cubiertas serán bastante posteriores, de la época Tudor. También es entonces cuando se cubre con vidrieras que constituyen uno de los conjuntos más importantes hoy conservados en Inglaterra. Se supone que el principal arquitecto responsable fue Reginald Ely. Forma parte de una de estas instituciones de enseñanza promocionadas por el rey. Es un larguísimo rectángulo con cabecera rectangular no destacada de ninguna manera. Los enormes contrafuertes que jalonan la nave sirven de cobijo a capillas de escasa profundidad y altura. Por encima de ellas se abren unos gigantescos ventanales que alcanzan el inicio de las bóvedas. Estas grandes aberturas lumínicas se hacen aún mayores en la cabecera y los pies. Así concebida es un espacio muy luminoso, que se percibe en su totalidad desde los pies (al margen de la molesta construcción posterior del órgano). La fuerte impresión visual que se recibe al entrar se convierte en estupefacción al levantar la vista hacia estas impresionantes bóvedas de abanico realizadas en el siglo XVI.

Westminster- La iglesia de este conjunto conventual, responde a un plan trazado por el maestro de obras Enrique de Reims, por lo cual se emparenta, como otros edificios góticos ingleses, con la tradición francesa. Sin embargo, la construcción de la abadía fue larga y determinadas zonas se separan muy radicalmente de estas pautas iniciales.



Catedral de Lincoln



Catedral de Wells
Catedral de Salisbury
Lincoln- Se trata de uno de los ejemplos más destacados del llamado Early English, es decir del protogótico inglés, donde se unen las nuevas influencias del gótico francés y las tradicionales anglo-normandas. La catedral muestra en las partes realizadas a finales del siglo XIII algunas de las características del denominado "decorated style" como en el encuadramiento de los arcos del crucero.

La catedral de Lincoln se comienza en 1192 y hacia 1256-1280 se trabaja en el denominado Coro de los Angeles. Este último período de obra coincide con lo que los historiadores han definido como Decorated Style. Una etapa de la arquitectura inglesa caracterizada por una mayor complejidad decorativa: se multiplican los fustes de columnilla adosados a los pilares y también aumenta la presencia de la escultura monumental. Precisamente el coro de Lincoln recibe el nombre por el que se le conoce, debido a las figuras de ángeles, en las enjutas de los arcos del triforio.

Wells- Frente al modelo de fachada genuinamente francés, la que crea el gótico inglés, tiene un fuerte efecto de horizontalidad: las puertas no destacan ni en dimensiones, ni en riqueza escultórica y, además, las torres, a uno y otro extremo, no están integrados en el edificio. Se trata de cuerpos independientes.

Salisbury- Se construyó entre 1220 y 1266, en las afueras de la ciudad. La planta presenta una doble cruz latina que alcanza una longitud de 142 metros.La parte más atractiva de la catedral es la cabecera, de terminación plana, habitual en los edificios góticos ingleses. La capilla central queda flanqueada por dos estrechas capillas de igual altura que unen esta zona con el coro.
En el lado sur se halla adosado un amplio claustro finalizado en 1284, siendo uno de los mejores conservados de la arquitectura gótica británica. El claustro está dominado por un edificio poligonal de planta centralizada: la Sala Capitular, construida a partir de 1263, destacando su hermosa cúpula que descansa en un único pilar central.
La aguja de Salisbury alcanza los 120 metros de altura, convirtiéndose en la más alta de las agujas góticas del mundo.


Construida entre los siglos XI y XV por orden de Guillermo el Conquistador, es considerada como la más hermosa catedral gótica de Inglaterra. La Catedral de Lincoln está dedicada a la Virgen Maria, y durante la época medieval fue centro de peregrinación puesto que aquí se alojaban las reliquias de San Hugo de Lincoln.
Su fachada principal permanece oculta por los edificios que la rodean, pese a que se trata de una de las llamadas fachadas-pantalla propias del gótico inglés. Está dividida en tres naves, con dos cruceros y otras estructuras como el Coro de Ángeles, que le fueron agregando tras posteriores modificaciones.
En el exterior la torre central es más alta e imponente, con 83 metros de altura, erguida sobre uno de los cruceros, con una impactante bóveda estrellada.
Por lo demás, se aplican las características generales (torres de base cuadrada de influencia normanda, fachadas pantalla, etc) y periodización del gótico inglés


Oxford University




GÁRGOLAS GÓTICAS: LONJA DE LA SEDA. VALENCIA





                                            LOS DESAGÜES  ENDIABLADOS

Los ornamentos con figuras talladas en la Lonja de la Seda de Valencia nos muestran mensajes de interesante contenido.
La restauración realizada últimamente ha dejado más a la vista, todos los detalles ocultos antes por las consecuencias que conlleva el tiempo.
“Lonja de los Mercaderes”, como también se le denomina, magnífico monumento secular declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931 y Monumento Patrimonio de la Humanidad el 7 de Diciembre de 1996, contiene 28 artísticas gárgolas y diversos ornamentos en ventanas, esquinas, fachadas, que decoran y enriquecen esta espléndida y emblemática obra del siglo XV.
Estas gárgolas góticas, aquí son desagües para expulsar el agua acumulada en sus tejados por la lluvia. Son obra del taller de los «pedrapiquers», dirigidos por el maestro Pere Compte, especialmente las situadas en la parte alta del edificio, las demás, emplazadas en el Consolat, son  unos cincuenta años posteriores.
Representan el comunicado iconográfico de este inmueble, y hacen referencia a ese mundo del medioevo, inspirado en supersticiones, cuentos tortuosos repletos de crudeza y pecaminosas costumbres. ¿Acaso son una sátira a la religión, a la superchería y a la lujuria, semejante a esa expresión burlesca que se muestra en las fallas, pero estas realizadas en el medioevo, de piedra y para siempre?
Hay quien opina que se trataba de mostrar el pecado, dejándolo expulsado fuera de las construcciones especialmente religiosas, mostrándolos de esta forma al pueblo que no sabe leer, de igual forma que el románico contó la religión con sus expresivos frescos.
En las gárgolas aparecen distintas temáticas: monstruos, animales, humanoides, que en algunos casos nos parecen envueltos de lujuria, creando conjuntos terroríficos.
¡Cuánto debieron disfrutar tallando estos geniales y pícaros canteros!
Vale la pena admirarlas con detalle.

SITUACIÓN DE LAS 28 GÁRGOLAS






Nº1 Ser angelical introduce su pene en una vasija.




Nº2 Un hombre cubierto de pelo atrapa con su mano izquierda un reptil.




Nº3 Un animal con collar intenta devorar a un ser humano.



Nº4 Un hombre coronado y armado abre las fauces de un león




Nº 5: El ano del niño es el desagüe del canalón.




Nº5 Un ser humano lleva en su cabeza un niño y lo comprime para que defeque.



Nº6 Un rey con maza y escudo



Nº7 Un fraile sujeta una especie de cabra entre sus piernas.



Nº8 Un águila coronada bloqueada por un pergamino.



Nº9 Un feroz animal lleva a dos humanos en sus muslos.




Nº10 Hombre cubierto de pelo lleva un jarrón en sus manos.



Nº11 Un monstruo alado



Nº12 Una mujer se toca los genitales.



Nº13 Un extraño animal con orejas , perilla, rabo y alas.



Nº14 Una mujer tiene en su regazo un mono.



Nº15 Un humanoide abraza a un reptil




Nº16 Un mono encadenado toca un bombo.



Nº18 Un soldado tiene en su mano izquierda un caracol.




Nº17 Un carnero alado con cuerpo de reptil con dos ubres verticales.




Nº19 Un monje lleva un niño al hombro.




Nº20 Un león tiene entre sus garras una presa.



Nº21 Un hombre reza entre las fauces de un gran pez.



Nº22 Un monstruo con aspecto de murciélago tiene apresado a un hombre peludo desmayado.


Nº23 Un ángel canta y toca un instrumento musical de cuerda.



Nº24 Un monstruo con escamas, alas y cara humana (deteriorada).



Nº25 Un monstruo lleva un lagarto en las manos. En los muslos aparecen dos faces y una cabeza entre las piernas con semblante aterrado.



Nº26 Un águila tiene entre sus garras un murciélago.


Nº27 Un hombre es mordido por un extraño animal.



En esta gárgola Nº28 podemos apreciar el canal para expulsar el agua acumulada en sus tejados por la lluvia.